Publicado el 18.3.24 El Instituto de Cultura de Corrientes invita a la muestra “Ceremoniales Iconográficos” de Karina El Azem, que será inaugurada este viernes 22 de marzo, a las 20, en la sala José Negro del Museo de Bellas Artes “Dr. Juan R. Vidal”. Por tal motivo, ese mismo día, a las 10 de la mañana, la reconocida artista visual brindará una conferencia de prensa.

Esta exposición recoge obras representativas de la artista a lo largo de 30 años. Sus producciones realizadas en medios múltiples, tales como pinturas, arte impreso, video, maquetas y objetos, ponen en cuestión el modo en que las imágenes circulan. La artista explora la multiplicidad apropiándose y reproduciendo imágenes de diferentes íconos históricos y populares de la identidad argentina, otras veces indaga en las nociones de artístico y decorativo, poniendo en tensión lo real con lo artificial.

Esta muestra podrá ser visitada en los horarios del Museo: de lunes a viernes de 8 a 12 / 17 a 20. Sábados, domingos y feriados, de 8 a 12, y 16 a 20. Entrada libre y gratuita.

Curador

En el texto curatorial de esta muestra, su curadora Patricia Rizzo expresa: “Procedimientos y fórmulas, protocolos y prácticas. Cerca de treinta años de producción sostenida realizada con líneas temáticas que se repiten y una diversidad de cuestiones recurrentes son representadas una y otra vez con los trazados regentes que identifican las modalidades de su hacer, esquemas de trabajo que forman parte de sus lineamientos conceptuales”.

Uno de ellos es la reproducción de diferentes íconos históricos y populares de la identidad argentina, como la Virgen de Luján, la recientemente canonizada Mamá Antula o los santos populares Ceferino Namuncurá y Gauchito Gil, los que ha ilustrado con una imaginería serial que llega hasta sus trabajos actuales. La artista recurre a la multiplicidad característica de su obra y señala a la vez, esa proliferación ceremonial en la que mitos y simbologías se acentúan y se resignifican.

El Azem explora ese procedimiento en otras series que ponen en tensión lo real con lo artificial e indaga en las nociones de artístico y decorativo como forma de interpelar esos conceptos. Así como las raíces locales surgen también en su producción influencias de su genealogía árabe-española. Con esa fundamentación e inspirada en motivos y detalles presentes en mosaicos ornamentales de esos orígenes, ha realizado piezas originales con mostacillas, municiones de bala, cuentas plásticas o perlas, pegadas de a una o bien enlazadas en forma de trama a la manera de un bordado en una labor obsesiva que cita la tradición femenina vinculada al trabajo artesanal. En la serie Naturaleza artificial exhibe flores, pájaros, frutos mariposas y libélulas y con la misma técnica, en canutillos de vidrio, también citas pictóricas al movimiento Madí y a Picasso y una escena campestre.

Otro tópico recurrente en distintos períodos se relaciona con sistemas opresivos, delincuencia y violencia urbana. Se verifican sus características reconocibles, la diversidad de lenguajes plásticos y los mismos temas representados con planteos visuales desarrollados en un abanico de diversidades. Balas, municiones y cápsulas percutadas son utilizados como materiales que entran en concordancia tautológicamente con el sentido de lo que representan. En otras obras estos elementos bélicos tan linealmente vinculados a la criminalidad aparecen en antagonismo, irónicamente embellecidos. Se observan escenarios de guerra y actividades policiales represivas en distintos entornos y también muestras del sistema comunicacional con el que los atracadores marcan las viviendas a robar, y entre otros formatos, un gran mural realizado con moldeados de cartuchos 9 milímetros que en su centro despliega un motivo que se despliega combinado y espejado, formando un único entramado ornamental. Alguna vez la artista ha declarado su intención de producir obras visualmente atractivas como elemento movilizador; la reflexión sobre lo estético en nuestro entorno es parte constitutiva de su trabajo.

Con esas y otras series luego recurre a la digitalización del patrón o modelo representado. Es interesante verificar que algunas de las piezas resultan en la visualidad similares a las presentaciones pixeladas de algunas imágenes digitales, en un juego circular de auto cita, es decir, imágenes digitalizadas desde un esquema original que presenta una visualidad tangible que evoca a su vez, a la digitalización.

La exhibición ofrece un recorte antológico que recorre gran parte de su trayectoria y pone el énfasis en lo más reciente de su producción, en la que ha puesto el enfoque sobre distintos esquemas arquitectónicos que modifica derivando las formas y las perspectivas en una anamorfosis personal.

La multiplicación iconográfica, la proliferación de un motivo original en infinito y la insistencia en la repetición, operan como herramientas enfáticas. Como mantras ceremoniales, los ejes de su práctica regresan a los mismos ordenamientos, los que han formado su vocabulario artístico.

Vida y obra

Karina El Azem es profesora egresada de la actual Universidad Nacional de las Artes, completó su formación en la Universidad de Harvard.

Sus obras forman parte de numerosas Públicas como el MOLAA Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles, California, el Museo Nacional de Bellas Artes, el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, MALBA, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Colección Amalia Lacroze de Fortabat, Museo de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, MACRO Museo de Arte Contemporáneo de Rosario, Francis J. Greenburger Collection New York, Museo de Arte Contemporáneo de Salta, Centro Cultural Sao Paulo, Brasil, Ñande MAC, Museo de Arte Contemporáneo de Corrientes, Colección Fondazione Luciano Benetton Véneto, Italia, el Museo del Barro, Asunción del Paraguay y Museo Campo Cañuelas, Fundación Tres Pinos.

Entre sus exposiciones individuales recientes podemos destacar el Museo Caraffa, Córdoba y MUNTREF Centro de Arte Contemporáneo, Hotel de Inmigrantes.

Participó de Bienalsur IV, Museo del Banco Central, Bienalsur III Museo Superior de Bellas Artes Palacio Ferreyra, Córdoba, 14º Bienal Internacional de Arte de Curitiba, Museo Oscar Niemeyer, 1º Bienal del Fin del Mundo, Ushuaia y II Bienal de Arte Contemporáneo de Buenos Aires, MNBA.

Recibió dos veces la Beca Fundación Pollock-Krasner y el Subsidio a la Creación de la Fundación Antorchas. Fue Artista en Residencia en los programas Art/Omi en Nueva York, Braziers en Oxford y Wasla en Sinaí, Egipto.

Ha realizado exhibiciones individuales y colectivas en Estados Unidos, España, Francia, Alemania, Japón, México, Brasil, Sudáfrica, Paraguay, Chile y Uruguay.

Co-conductora junto con Alberto Passolini el ciclo La Marca Original, Televisión Pública Argentina, Premio Fund TV 2019 al mejor programa Cultural.